Varun Sheth es el homenajeado regional del sur de Asia para el Premio YPO Global Impact 2022. El premio se centra en los miembros de YPO que tienen un impacto fuera de la organización que es sostenible y escalable, afectando a las personas, la prosperidad, la paz o nuestro planeta.

"El 'por qué' está a nuestro alrededor", dice Varun Sheth, miembro de YPO y cofundador y director ejecutivo de ketto.org. “Como emprendedor, 'por qué' es una pregunta que te haces constantemente: '¿Por qué existo? ¿Por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo? La respuesta hoy, dadas las increíbles luchas de los últimos dos años, es que la gente necesita una manera de unirse para ayudar a los menos afortunados”.

Desde su lanzamiento en 2012, Ketto se ha convertido en la plataforma de financiación colectiva en línea más grande de Asia, con recaudadores de fondos que buscan apoyo para una gran cantidad de causas, incluida la educación, el empoderamiento de las mujeres y las calamidades naturales. Año tras año, el número de donantes ha crecido progresivamente, con un total de 387,702 2019 en 1,140,885 y 2021 14.6 2019 millones en 51.7. El dinero recaudado también aumentó, de USD 2021 millones en 2019 a USD 2021 millones en 20,000. Solo en el espacio de emergencias médicas y de salud , entre 10,000 y 52, la plataforma ha albergado más de XNUMX XNUMX campañas, habilitó más de XNUMX XNUMX trasplantes quirúrgicos y cirugías críticas e impactó XNUMX millones de vidas. 

Este alcance monumental comenzó en un nivel micro, con Sheth tomando nota de las vidas de las personas que lo rodeaban. 

El objetivo era construir una plataforma fácil y transparente, que no solo permitiera a los usuarios ver a dónde iba su dinero, sino que también les diera la oportunidad de conocer a la persona detrás de él. ”
— Varun Sheth, miembro de YPO y cofundador y director ejecutivo de Ketto.org comparten Twitter

La inspiración está a tu alrededor 

Desde muy joven, Sheth se inspiró en quienes lo rodeaban: el hombre en la estación de trenes que dejó caer un dólar en la mano de una mujer ciega, la mujer que donó monedas en un templo, un oficinista en su tercer turno de 24 horas con la esperanza de hacer a fin de mes.

“Soy de la filosofía de que cada individuo puede aprender algo de cualquier otro individuo”, explica Sheth. “Que hay algo en todas y cada una de las personas que, si prestas atención, puede ayudarte a mejorar tu propia vida”.

A través de sus observaciones, aprendió que la gente daba generosamente en la India, a pesar de su experiencia de que muchos no creían que este fuera el caso. La forma en que dieron fue diferente a la de los Estados Unidos o Europa. 

“Incluso la persona en la India que gana 200 USD al mes suele dar 1 USD al mes”, dice Sheth. “Pero se lo están dando a alguien o algo familiar para ellos”.

Al crecer en una familia en la que la filantropía era una parte esencial de la cultura, era natural que Sheth se ganara la vida haciendo algo que ayudaría a hacer del mundo un lugar mejor. Trabajó como voluntario en varias organizaciones no gubernamentales (ONG) durante la universidad, pero cuando se graduó, se encontró aceptando un trabajo en servicios financieros. No es algo terrible, pero no exactamente filantrópico. 

“Me di cuenta de que podía continuar en el mundo de los servicios financieros durante los próximos 10, 15, 20 años y esa no sería una vida muy significativa”, recuerda Sheth. “¿Quería ganar mucho dinero y luego ¿Decidí hacer algo significativo con mi vida después de que mis mejores días quedaron atrás, o quería ganar menos dinero y hacer algo impactante ahora?”

Psicología y transparencia radical

Sheth eligió la puerta número dos y comenzó a buscar financiamiento para Ketto, un concepto inspirado en sus viejas observaciones sobre dar, actualizado para la nueva generación que probablemente quiera dar de una manera diferente (en línea), pero conservando elementos de interacciones personales.

“El objetivo era construir una plataforma fácil y transparente, que no solo permitiera a los usuarios ver a dónde iba su dinero, sino que también les diera la oportunidad de conocer a la persona que está detrás”, explica Sheth. “El desafío fue reunir todas las facetas de las donaciones y la filantropía en un solo lugar, haciéndolo extremadamente fácil, atractivo y transparente. Pero sabíamos que si podíamos construir una comunidad de personas comprometidas con un mañana mejor para su ciudad, país o mundo, en algún momento podríamos lograr nuestra misión de cerrar la brecha de asequibilidad”.

Con un motor de inteligencia artificial integral capaz de mapear los resultados del alcance de una campaña en Google AdSense, YouTube, Facebook e incluso publicaciones orgánicas dentro de la plataforma, Ketto puede identificar qué estrategias promocionales son las más impactantes para los activistas. Esto ha resultado en un número creciente de usuarios que superan sus objetivos de crowdfunding mucho antes de sus fechas límite. Lo que es más importante, les permite a quienes buscan fondos más tiempo para concentrarse en cuidar a los necesitados y muestra que los análisis basados ​​en IA son cada vez más eficientes cuando se comparan proporcionalmente con el nivel de criticidad. 

Naturalmente, todo esto no sucedió de la noche a la mañana y aunque Sheth esperaba dolores de crecimiento, algunos fueron una sorpresa. Hubo las luchas típicas de ser un empresario joven y no probado que busca financiación y asegura sus primeros 1,000 clientes. Pero lo que no había previsto eran los desafíos psicológicos de dirigir una startup.

“Cuando ves que otras personas ganan más dinero, compran autos y casas y se casan, y te esfuerzas por mantener la cabeza a flote, comienzas a cuestionarte a ti mismo”, admite Sheth. “Empiezas a preguntarte si todo vale la pena, si tal vez lo que estás haciendo puede ser un trabajo secundario en lugar de tiempo completo y mantenerte enfocado en lo que crees puede volverse difícil”.

Sheth recurrió a su sistema de apoyo (su familia, amigos y mentores) y se volvió a centrar en su creencia en sí mismo y su "por qué". Esto, junto con la autoeducación continua en forma de libros y podcasts de negocios y un régimen de ejercicio saludable, permitió que Sheth y Ketto se mantuvieran creciendo de manera sostenible, evolucionando hacia la historia de éxito que es hoy. 

Nacimiento y renacimiento

“Los últimos 60 días han cambiado mi vida”, dice Sheth. 

En noviembre de 2021, la esposa de Sheth dio a luz a una niña. Nacida prematuramente, su hija terminó en la UCI durante 44 días. Durante ese tiempo, Sheth conoció a numerosos pacientes que pasaban por la misma terrible experiencia, algunos de ellos usaban Ketto para recaudar fondos. 

“Hablar con estos padres, médicos y enfermeras y escuchar de primera mano el impacto que estamos creando cambió mi perspectiva por completo”, dice Sheth. “Antes de eso, solo había escuchado historias de segunda mano, pero cuando hablas con las personas que realmente se ven afectadas por lo que estás haciendo, tu propósito se vuelve mucho más claro”.

En el hospital, Sheth habló con tantos padres cuyos hijos se enfermaron y recurrieron a Ketto para recaudar dinero para pagar su atención médica. Ahora, le dijeron, su hijo tenía la oportunidad de vivir. Sheth se dio cuenta de lo impactante que sería para aquellos que donaron en Ketto poder seguir el viaje del paciente. Será una oportunidad para que los donantes celebren lo bueno que hicieron y las vidas que tocaron. 

Una vez que la hija de Sheth llegó a casa de la UCI, comenzó a desarrollar una serie de nuevos programas.  

“Lanzamos un programa de suscripción mensual para donantes leales, que les permite donar mensualmente, así como un programa de recompensas sociales completamente nuevo para aquellos que realizan transacciones con regularidad”, dice Sheth. “Creemos que tenemos una gran base de donantes que no solo quieren dar a las personas, sino también ser parte de las marcas que están creando un impacto en el mundo. Durante los próximos dos años, nos centraremos en esta nueva serie de lanzamientos”.

Todos en la familia

Si bien Sheth solo se unió a YPO a principios de 2021, creció escuchando "historias fascinantes" sobre la organización de su primo Harsh Gandhi, quien es miembro de YPO.

“Estoy extremadamente feliz de tener la oportunidad de ser parte de esta organización”, dice Sheth. “Estoy tan involucrado en el mundo de la tecnología en línea que no puedo conocer a mucha gente fuera de él; No puedo escuchar lo que sucede en el mundo real”, se ríe Sheth. “Mi comunidad en Mumbai es muy solidaria y activa y me dio la oportunidad de conocer personas de diferentes ámbitos de la vida con mentalidades totalmente diferentes, desde yoguis hasta políticos y personas en el mundo del arte, cuando tienes este tipo de diversidad, espacio. se abre. Creo que recién estoy comenzando”.